Interesante historia que AsombrosaMente te trae. Darnos el valor que nos merecemos, crecernos ante las dificultades y levantarnos en los momentos más duros es lo más valiente que puede hacer cualquier ser humano. Por eso “El valor de las cosas” tiene tanto sentido para la actualidad que vivimos.

Último día de clases, el profesor entra en el aula y con cara sonriente dice:

– Buen día tengan todos, pronto se graduarán y espero que ésta, mi última lección, les sirva para siempre

 Acto seguido pregunta:

– ¿Alguien quiere este billete?

Los alumnos se miran entre ellos y poco a poco todos van levantando las manos

– Yo

– Yo también

 – Y yo

– ¿Por qué? Juan, ¿Por qué lo quieres tú?, pregunta el  profesor

– Porque ese billete tiene un valor de 100 dólares y me vendrían muy bien

OK, dice el profesor mientras tira el billete al piso

– ¿Alguien lo quiere ahora?

Todos levantan las manos y alguien dice

– Siguen siendo 100 dólares

El pedagogo pisotea el billete múltiples veces y mirándolos a todos, pregunta

– ¿Vale igual este billete? , ¿Alguien lo quiere ahora?

Todos levantan las manos y dicen

 Siguen siendo 100 dólares

Se agacha el profesor, toma el billete… lo estruja con las manos una y otra vez, luego lo lanza fuerte contra el suelo

– ¿Y ahora?, ¿cuánto vale?, ¿Quién lo quiere?

    

Todos levantan las manos y dicen

– Siguen siendo 100 dólares

El profesor, recoge el billete del suelo y dice mientras lo sacude y lo estira

– Y hasta aquí la clase

– ¿Que han aprendido?

Contesta  Juan

– Que el dinero es bueno y no pierde su valor, no importa dónde, ni como este

– Gracias , señor … hemos aprendido la lección

Ja ja ja, ríe el profesor

– Muy bien

Dice, mientras se sienta en la esquina del buró

– Este, solo era un punto de la lección, lo que realmente quiero que aprendan es que al igual que el dinero, nosotros no perdemos nuestro valor, no importa si la vida nos tira al suelo y nos pisotea, nuestro valor seguirá siendo el mismo.

– Quiero, que al igual que querían el billete sin importar como estuviera ,SE QUIERAN A USTEDES MISMOS, SIN IMPORTAR LAS CIRCUNSTANCIAS

Recuerda

  • No importa lo arrugado y pisoteado que te sientas hoy , TU VALOR ES EL MISMO

  • NADA NI NADIE TE PODRA QUITAR TU VALOR

 

Sacúdete, estírate y continúa